viernes, 21 de junio de 2013

EL ROL DEL DOCENTE EN EL PROCESO DE ENSEÑANZA - APRENDIZAJE



INTRODUCCIÓN

El maestro como guía establece estrategias o técnicas esenciales que le permiten cumplir una mejor metodología y buenos resultados educativos, es por ello que ante esta afirmación nos hacemos la siguiente interrogante: ¿Cuál es el rol del docente de educación inicial en el proceso de enseñanza – aprendizaje en las escuelas? Consiste en utilizar los métodos adecuados para lograr los aprendizajes signicativos. Por lo tanto, el objetivo de este ensayo es demostrar que tal función y procedimientos utilizados son los más pertinentes para lograr, valga la redundancia, dichos aprendizajes significativos.

  

El rol del docente
Apoyándonos Ortiz (2007), nos describe algunas de las características del docente en su desarrollo potencial:
El docente debe profundizar, descubrir lo que el estudiante conoce, cómo lo relaciona, qué puede hacer con ayuda y qué puede hacer solo. Estas son exigencias esenciales para actuar en la zona de su desarrollo potencial.

 De manera que para crear conocimientos es preciso profundizar con el pensamiento en los conocimientos que lo originaron, volver sobre los conceptos de los cuales se partió y tratar de explicitarlos de manera detallada (p. 72).

Es menester del docente captar las habilidades de sus estudiantes, para potenciarlas y que por medio de estas ellos puedan desarrollar sus capacidades, claro esta que esta tarea es ardua y muy analítica, ya que de esta depende el buen desempeño del discente en su proceso de enseñanza – aprendizaje, y sobre todo para un óptimo desenvolvimiento en la sociedad. 

Asimismo Roeders (2005), habla sobre la tarea principal que el docente debe tener en cuenta para la enseñanza:

He aquí la tarea principal para la enseñanza  y la educación: estimular al máximo la responsabilidad propia y la creativa de cada niño, de cada alumno. Esta tarea va mucho más allá que el simple hecho de transferir conocimiento actual. Creatividad implica manejar el conocimiento con flexibilidad: la noción que el hombre es capaz de estructurar e integrar el conocimiento de muchos modos, también de maneras nuevas, no usuales, que pueden conducir a soluciones nuevas, únicas (p. 3-4).
Por cuanto para llegar a dicha realización, el docente también debe adquirir nuevas y renovadas metodologías, es decir debe capacitarse, ya que de lo contrario caería, como se diría coloquialmente, en saco roto todo su esfuerzo por potenciar las habilidades de cada uno de sus estudiantes, los cuales dependen principalmente del manejo metodológico su maestro para desarrollar y alcamzar dichas competencias y habilidades.
Por otro lado Gervilla (2006), indica que el rol del docente no es solo en transmitir contenidos sino en hacer que haya construcción de aprendizajes:
“El papel de los maestros en la educación infantil no consiste en “transmitir” contenidos a los niños para que los aprendan sino en facilitarles la realización de actividades y experiencias que, conectando al máximo con sus necesidades, intereses y motivaciones, les ayuden a aprender y desarrollarse. Esta actuación del niño sobre la realidad comporta un proceso de construcción de significados que es la clave de su desarrollo y que realiza con el concurso de sus experiencias y conocimientos previos y en la medida en que se siente motivado a implicarse en tal proceso. La actividad escolar debe ser el resultado de una motivación auténtica que exija la participación del alumno en su propia educación. Asi lograremos uno de los objetivos básicos de la etapa: que el niño actúe de forma cada vez más autónoma en sus actividades habituales, adquiriendo progresivamente seguridad afectiva y emocional y desarrollando sus capacidades de iniciativa y confianza en sí mismo” (p.36-37).
Por cuanto antiguamente los docentes veían la educación como medio para transmitir una base contenidos y hacer que los estudiantes aprendan de manera memorística haciendo de esta una educación tradicional en la cual no se preocupaban por el aprendizaje que debía tener el niño sino que se preocupaban  en formar personas con una base conceptual. Hoy en día es de suma importancia que el docente haga desempeñar en el niño un papel activo en el que poco a poco se vayan construyendo aprendizajes que le sirvan para su vida futura; por lo cual este nuevo aspecto es lo que se viene dando en muchas escuelas de educación infantil y por lo cual implica mayores compromisos a nuevas demandas.

Redescubrir el papel del profesional de la primera infancia en la actualidad
El maestro como líder de formación
Por ello Morrison (2005) nos da algunos de los aspectos que debe tomar el docente actual para mejorar el aprendizaje:
“Los maestros siempre han sido responsables de la clase y de la instrucción del programa. Pero este papel se realiza ahora y se le da un papel mucho más prominente a lo que los maestros de educación infantil hacen, por ejemplo, planificar lo que los niños aprenderán, guiarlos y enseñarlos de forma que aprendan, evaluar lo que aprendan y adecuar el ambiente del aula para que aprendan”(p.24).
Siempre es esencial que los docentes de educación inicial sepan planificar lo que enseñan y saber guiar a los niños en su proceso de aprendizaje, todo esto ira de la mano siempre con un adecuado ambiente del aula, ya que el ambiente es uno de los factores para que el estudiante no caiga en aburrimiento o estrés.

El docente y el estudiante
Así mismo Ortiz (2007), nos menciona la interacción del docente y el estudiante, según el punto de vista metodológico:
Desde el punto de vista metodológico, el profesor es un sujeto del proceso pedagógico, al igual que el estudiante, quienes se encuentran en interacción mediante los procesos de actividad y comunicación que se establecen en las diferentes situaciones problemáticas planteadas.
 El estudiante no adquiere solamente  mediante su propia actividad la experiencia histórico – social, sino también en su interacción comunicativa con otras personas (p. 71).
Es necesario entender que tanto el docente como el estudiante son necesarios para el aprendizaje, tomando en cuenta la interacción de ambos para un mejor proceso, los involucrados  tendrán que alternar y aportar sus conocimientos previos, que obviamente ayudara a un aprendizaje significativo en el discente con la guía oportuna del pedagogo. 

Función psicoafectiva del docente en el proceso de enseñanza:
De esta manera Gervilla (2006), nos detalla la función psicoafectiva que debe tener como una de las principales características del docente, en la enseñanza infantil:
“El profesor de educación infantil es el soporte psicoafectivo del niño. Esta función es compleja y reviste una importancia extraordinaria, ya que se convierte en el blanco directo o indirecto de su mundo emocional; tiene que saber cómo actuar, en cada momento, a fin de que el niño se sienta apoyado, vaya diferenciando su mundo interno del externo y adquiriendo la autonomía e independencia necesarias.es pues, la creación de este clima psicoafectiva una de las principales características inherentes al rol del educador infantil” (p.94).
El docente debe tener muchas funciones con los niños tales como inteligencia emocional, asertividad, autoestima, pro actividad, etc.; pero una de las principales que debe poseer para desarrollar una excelente enseñanza es la función de psicoafectividad, ya que cuando el niño viene de casa con algún problema, en la escuela debe superar eso a través del maestro y contarle todo lo que le está pasando, contar con su apoyo para asi tratar de dar solución a eso en conjunto con sus padres. El niño debe ver al maestro no solo como la persona a la cual obedecer y de la cual aprender sino una persona en la cual pueda confiar y en la que pueda tener un amigo más.

Aprendizaje del estudiante
Por su parte Decroly y Monchamp (2005), nos explican las comparaciones y asociaciones que hace el niño de manera inconsciente:
El niño realiza de modo, de un  modo casi inconsciente, comparaciones y asociaciones, y de esta forma el juego es para él el motivo, la ocasión de evocación, de juicios y de abstracciones. Así pues, las nociones sensoriales de forma, de color o de aspecto no se presentan escuetas, aisladas, despojadas del envoltorio habitual que se encuentran siempre en ellas asociado a la realidad (p. 56).
Nos damos cuenta entonces que el niño a través de las actividades realizadas y dirigidas por el docente son significativas, ya que estos pueden reaccionar y responder de manera autónoma, por así decirlo, a ciertas actividades que corresponden a su entorno y medio social sin tanta dificultad ni dudas.


Aprendizaje significativo – constructivo
Nuevamente Gervilla (2006), explica cómo es que se da el aprendizaje significativo y de qué depende:
“el aprendizaje será significativo cuando se ponga al alumno en condiciones de relacionar los aprendizajes nuevos con los conceptos que ya posee y con las experiencias que tiene; de este modo da significado al material, objeto de aprendizaje, y construye sus propios conocimientos. El aprendizaje es un proceso constructivo interno.es un proceso de reorganización cognitiva” (p.22).
Según Gervilla el aprendizaje significativo se da cuando el docente estimula a que el niño pueda relacionar los aprendizajes nuevos con los que ya posee y es cierto ya que cuando un niño ya tiene una experiencia ganada a través de su vida cotidiana, es mucho más fácil poder mejorarlos con los nuevos aprendizajes.

Responsabilidad de aprendizaje basado en la actuación
Ante esta situación Morrison (2005) dice que hoy en día el niño es el protagonista en su enseñanza y que se ha cambiado el enfoque que el docente tenía respecto a su aprendizaje:
Los maestros de hoy día son más responsables del aprendizaje de los niños. Previamente, el énfasis estuvo en el proceso de escolarización. Los maestros eran capaces de explicar su papel en los siguientes términos: “le enseñé a Mario como…”, hoy día, el énfasis está en: “¿qué ha aprendido Mario?” y “¿aprendió Mario lo que necesitaba para estar en o por encima de este nivel?” (p.24).
Cierto es que como se ha dicho antes, los maestros anteriormente tenían un enfoque muy distinto al actual, ya que por ejemplo el docente de hace años atrás solo se preocupaba por los contenidos y no por si el niño realmente aprendió; hoy en día es muy bueno que el maestro tenga en cuenta esto para que se de una buena enseñanza.

Metodología del docente
Para ello Calero (2005), nos describe la importancia del juego en el proceso de enseñanza:
La importancia del juego en la educación es grande, pone en actividad todos los órganos del cuerpo, fortifica y ejercita las funciones psíquicas. El juego es un factor poderoso para la preparación de la vida social del niños; jugando se aprende la solidaridad, se forma y consolida el carácter y se estimula el poder creador (p. 22).
Estamos de acuerdo que el juego es esencial para el desempeño del niño de manera esencial, y es este el que debemos tomar en cuenta para involucrar al niño en el aprendizaje, es decir tomar el juego de manera educativa como una metodología, la cual resulte atrayente y efectiva para el estudiante.
También nos explica Calero (2005), que la escuela tradicional no introdujo el juego en la enseñanza:
Jean  Piaget nos dice: “El juego es un caso típico de conducta desperdiciada por la Escuela Tradicional, por parecer desprovisto de significado funcional” (p. 24).
Ante la afirmación de Jean Piaget, nos damos cuenta de lo esencial y fundamental del juego como estrategia, método o técnica en la educación, la cual fue tomada en menos en los inicios de la formación académica de los niños.
Reafirmando  Calero (2005), nos dice que tanto maestros como docentes deben cultivar destrezas y aptitudes en los niños:
Retomando nuevos criterios, urge que padres y maestro nos esforcemos en cultivar en los hijos o alumnos, su cuerpo, sentimientos, acciones, hábitos, habilidades, destrezas, aptitudes, valoración… (p. 35).
El aprendizaje no solo depende del docente y estudiante, también depende del apoyo incondicional de los padres, son ellos quienes deben reforzar en casa lo aprendido en clases, claro está esto no implica la inmiscución del padre en la enseñanza del docente, este debe respetar el espacio que tiene este como formador.
Ante este punto de vista  Gómez, Mir y  Serrats (año), indican la importancia de la disciplina como estrategia educativa:
La disciplina consiste en el conjunto de estrategias educativas diseñadas para integrar en un modelo de comportamiento, que tienden en líneas generales a la socialización y al aprendizaje; aquello que es estático y dinámico, establecido y emergente del proceso de enseñanza- aprendizaje (p. 24-25).
La disciplina tiende a tomarse en algunas escuelas de forma rígida, es decir la toman más como castigo, si a esta se la encausa de forma correcta los niños la tomaran de manera agradable, beneficiando así la buena convivencia con las personas a su alrededor.
Tomando en cuenta a Ontoria, Gómez y Molina (2005), nos aclaran que el aprendizaje esté influido por las nuevas tecnologías:
Los estudios realizados por la World Future Socity (Brockert y Braun, 1997:195-2009 confirman que el desarrollo del aprendizaje está influido [sic] por el progreso que supone la era de las nuevas tecnologías, de tal manera que la escuela, como se concibe hoy resultara caduca y obsoleta (p. 18).
Corresponde a los docentes que la tecnología utilizada como  metodología de enseñanza sea significativa y provechosa, y así esta quede impregnada en cada menor de manera que este la vea más como herramienta académica, que como un medio de distracción inútil a su aprendizaje.

Asimismo Decroly y Monchamp (2005), nos revelan la importancia de los ejercicios visuales motores para la educación de niños pequeños:
A nuestro juicio, los ejercicios visuales motores son lo más importantes para la educación de los niños pequeños…
Ocupan al sujeto de un modo activo, fijan la atención y la mantienen mediante la serie de las excitaciones sensoriales de las que son el punto de partida y, por esto mismos, satisfacen más que todos los otros (p. 37).
No cabe duda que el aprendizaje resulta más atractivo para el niño cuando es a través de imágenes, y estas deben estar de acuerdo al tema tratado, así también ayudan a la retención (memorización) e imaginación del infante.

. La enseñanza intencional
Por ello Morrison (2005) nos explica qué es la enseñanza intencional y cuando se debe llevar a cabo:
“La enseñanza intencional ocurre cuando los instructores enseñan con un objetivo, tienen claro lo que enseñan y lo que hacen de forma que los niños adquieran conocimientos específicos y habilidades. En este contexto los maestros pasan más tiempo durante el día enseñando y hacen un esfuerzo consciente por implicarse en el proceso de aprendizaje de cada niño. Este proceso de enseñanza intencional puede y debe ocurrir en un contexto centrado en el alumno. Además, solo ocurre en ocasiones y propósitos específicos a lo largo de la jornada escolar” (p. 24).
Para el autor la enseñanza intencional es cuando cada docente tiene en claro su objetivo al momento de enseñar y lo hacen de manera que demuestren sus habilidades pero esto se debería dar en todo momento en que el docente enseñe al niño y no solo en ocasiones ya que cada experiencia que el niño tiene debe convertirse en un aprendizaje.

El profesorado y las necesidades educativas especiales
Ante ello Silva (2004), nos menciona la importancia y ayuda que se le debe dar a un docente para detectar niños con necesidades educativas especiales:
“La función del profesor será importante para la educación de aquellos niños con necesidades educativas especiales, sobre todo si cumplen una labor considerable en la detección de los primeros síntomas de una posible deficiencia. Para conseguir que el profesor de a sus alumnos una educación adaptada a ellos, el centro escolar debe proporcionales los materiales curriculares necesarios, así como la orientación y formación necesaria tanto a los profesores del aula como a los profesores especializados, para realizar las adaptaciones curriculares y la adaptación y elaboración del currículo de estos niños”(p.12).

Actualmente con la educación inclusiva los docentes necesitan tener capacitaciones y contar con los materiales curriculares necesarios  para lograr un aprendizaje significativo en los niños y para tener una mejor enseñanza,  ya que los niños especiales necesitan tener más atención por parte del docente y sobretodo deben contar con una pertinente metodología.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada